LIMPIA Y ARMONIZA ENERGÉTICAMENTE TU ESPACIO

Ya sabéis que para mí los interiores (sean hogares o negocios) van más allá de la estética del lugar.  Me gusta alcanzar el equilibrio entre belleza, funcionalidad y sentirse bien. 

Hace un tiempo en mi búsqueda incansable de soluciones, recursos e ideas para mejorar nosotros y nuestros espacios, di con los sahumerios. Un sahumerio se trata de quemar elementos naturales (maderas, flores, plantas…) generando así un humo que purifica y aromatiza un lugar. 

Después de indagar, leer y preguntar sobre el tema, me decidí por adquirir concretamente dos; Palo santo y salvia blanca. Durante este tiempo lo he estado utilizando en mi propio hogar y poco a poco he ido creando mi propio ritual, hoy te explico aquí.

El palo santo y la salvia blanca tienen diferentes propiedades, pero si lo utilizamos para limpiar un espacio ambos coinciden en que tienen la capacidad de limpiar el lugar de malas energías y así alcanzar un estado de armonía y tranquilidad. 

A día de hoy utilizo ambos por igual, el día que voy a sahumar mi hogar dejo que sea mi intuición la que escoja con cuál de los dos hacerlo.

A continuación te explico paso a paso como procedo hacerlo yo, pero te sugiero que veas tu mismo si quieres hacer cambios o modificaciones en este ritual y lo sientas desde dentro.  

1/ Siempre lo hago descalza (esto no lo he leído en ningún lugar y tampoco me lo han recomendado) básicamente lo hago así porque de esta manera me siento más arraigada a la tierra y esto me hace sentir mejor.

2/ Abro todas las ventanas (hay gente que lo hace con estas cerradas, pero a mí me gusta hacerlo así porque de esta manera siento que el humo llega a todos los rincones a la vez que se renueva el aire)

3/ Enciendo el sahumerio siempre con una cerilla, dejo que se prenda durante unos segundos  y posteriormente soplo flojito para que se apague la llama y quede el humo.

4/ Pongo intención en lo que quiero que resuelva (ejemplo: si siento que la energía en casa está muy densa pongo mi intención en que esta se disuelva)

5/ Procedo a ‘limpiar’ cada una de las estancias con el humo que desprende el sahumerio (de dentro hacia fuera)

Paso el humo de este por todos los rincones de la estancia y lo hago con movimientos circulares (en el sentido de las agujas del reloj), dejo una vez más que sea mi intuición que me lleve aquellos rincones que quiero que el humo alcance.

6/ Una vez he terminado de sahumar todo el espacio, me detengo, cierro los ojos, hago tres respiraciones profundas y agradezco.

7/ Dispongo el sahumerio en un soporte o recipiente de cerámica y dejo que se apague solo.

Como te decía al principio de este post, este es mi ritual, el que después de documentarme y probar muchas veces ha resultado el mejor para mí, el que me hace sentir bien y hace sentir bien a mi hogar.

Quiero añadir que la primera vez que sahumé mi casa lo noté al momento, sentí el ambiente más ‘limpio’, yo más tranquila y curiosamente me pasó algo tremendamente bonito ese mismo día. 

Te animo a que lo pruebes, a que encuentres el sahumerio que más te agrade, siéntete libre de variar este ritual como a ti te parezca y sobre todo siéntelo desde dentro.

Si lo pruebas, me encantará saber como sientes tu espacio ahora y como te sientes tú.

GRACIAS, GRACIAS por leerme, GRACIAS por estar aquí.

Si te gusta este post te agradeceré mil si lo compartes con más gente.  

Un abrazo fuerte y hasta pronto.

Jordina

Deja una respuesta